domingo, 19 de marzo de 2017

Libros eróticos

He leído pocos libros eróticos de BDSM pero innumerables sinopsis y es por eso que me gustaría hacer una reflexión sobre ello. 
Está claro que los libros son ficción, sin embargo, de vez en cuando echo de menos un poco de realismo (al margen de las sesiones propiamente dichas) en lo que a las interrelaciones personales se refiere.
El perfil de la sumisa suele ser una chica joven, físicamente perfecta, inteligente, educada,  que parece fuerte pero es frágil, que normalmente parte de poca o ninguna experiencia en el mundo BDSM pero que, sorprendéntemente de primeras no tiene excesivos límites claros y que, además, en poco tiempo los acaba sobrepasando.
El perfil del Amo normalmente tiene mucha experiencia y es joven, fuerte, esbelto, guapo, educado, adinerado y con un sentido arácnido en cuanto a necesidades, pensamientos y sentimientos de la sumisa se refiere. En unos cuantos de los que he leído en su infancia ha sufrido malos tratos en su ambiente cercano o viene de una familia desestructurada.
El azar suele ser quien les lleva a conocerse, hay una fiesta por el medio, problemas porque uno de los dos no esperaba más que sesiones y sexo pero lucha con sus sentimientos porque crecen de manera desmesurada por la otra persona (cosa inusual en el sujeto) y finalmente sucumben a ser felices y comerse azot... digo perdices.
Me gustaría un libro más común donde mostraran una convivencia 24/7 en casas que no sean mansiones con mazmorras. El BDSM en una casa donde haya que cocinar, poner la colada, limpiar, esas cosas que suele hacer la gente de clase media en casa.
Actualmente estoy leyendo un libro llamado “Sí, mi Señor” que me está gustando bastante (sí, me atrevo a escribir sin haberlo terminado) y del cual tengo que hacer alabanza en algo y es que por fin la protagonista en la que se fija el apuesto Amo no es una barbie, es una chica físicamente normal, sí, extremadamente inteligente, pero por algo se empieza... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario